Los filtros de sedimento y carbón activado con sus accesorios permiten purificar el agua potable retirando sedimentos, turbidez y cloro residual. Se ahorra en el consumo de energía obteniendo agua bebible.