El sistema de ósmosis residencial permite la purificación completa del agua potable liberando patógenos, sales, sólidos totales disueltos y sobretodo de metales pesados. El agua obtenida es directamente bebible y reemplaza al agua embotellada sin necesidad del uso de energía.