Los filtros de sedimento y carbón activado con sus accesorios permiten purificar el agua potable retirando sedimentos, turbidez y cloro residual. Se ahorra en el consumo de energía obteniendo agua bebible.

El sistema de ósmosis residencial permite la purificación completa del agua potable liberando patógenos, sales, sólidos totales disueltos y sobretodo de metales pesados. El agua obtenida es directamente bebible y reemplaza al agua embotellada sin necesidad del uso de energía.

El filtrón retiene los sedimentos y turbidez del agua, además de ello elimina los microorganismos patógenos con la planta coloidal que forma parte del filtro. Permite ahorrar energía ya que vasta agregar el agua y caer por gravedad, es decir, caer por su propio peso. Se obtiene aproximadamente 4 litros de agua al llenar completamente el jarrón.